SALUD Y CALIDAD DE VIDA

[Salud y Calidad de Vida][bsummary]

PREVENCIÓN Y CUIDADOS

[Prevención y Cuidados][bleft]

¿DEJAR DE FUMAR? ¡SÍ, SE PUEDE!

Hoy, en el Día Mundial Sin Tabaco, recordamos que dejar de fumar es la decisión que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte, ya que los fumadores viven en promedio diez años menos que los no fumadores.



¿Por qué es difícil dejarlo? Abandonar el tabaco es posible, solo hay que tener en cuenta que el tabaquismo está sostenido por una triple dependencia: social, psicológica y química. Para dejar de fumar hay que saber cómo nos seduce, pedir ayuda y seguir una estrategia. 

A pesar de que la mayoría de los fumadores dice querer abandonar el cigarrillo, dejar de fumar no es fácil; pero es posible. La adicción se debe principalmente a que el tabaco contiene un componente activo llamado nicotina, que actúa sobre el sistema nervioso central. Cuando una persona fuma un cigarrillo, la nicotina que absorbe llega al cerebro en siete segundos y aumenta la liberación de dopamina, neurotransmisor encargado de producir placer. Luego de unos minutos, este efecto desaparece y el fumador debe consumir otro cigarrillo si desea repetir esa sensación placentera. 

El primer paso a la hora de dejar de fumar es reconocer el daño que provoca el tabaco y querer dejarlo. Una vez tomada la decisión, es importante que te marques una fecha. Los expertos recuerdan que dejarlo poco a poco, suprimiendo cada día algunos cigarrillos, no suele ser eficaz. 

Los beneficios de dejar el tabaco se notan inmediatamente. A las ocho horas de fumar el último cigarro se reduce a la mitad el nivel de nicotina en sangre y se normalizan los niveles de oxígeno. En las primeras 24 horas se disminuye el riesgo de muerte súbita y se elimina el monóxido de carbono en sangre, mientras que en el primer y tercer mes se aumenta la capacidad física y, a partir de los primeros nueves meses, se consigue mejorar el drenaje bronquial y reducir las infecciones. Al año, el riesgo de infarto disminuye en un 50 por ciento. 

Desde hace casi 20 años, los daños del tabaquismo están tan claros que la firma Philip Morris tuvo que reconocer en su página web lo siguiente: "Existe un consenso médico y científico abrumador acerca de que el tabaquismo produce cáncer de pulmón, cardiopatía, enfisema y otras enfermedades graves en los fumadores". 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que las enfermedades relacionadas con el tabaco matan a casi seis millones de personas al año. De ellas, medio millón son fumadores pasivos. De cada cuatro personas que fuman, dos desarrollarán alguna enfermedad relacionada con el hábito, y de estas, una morirá como consecuencia del mismo. 

Abandonar el cigarrillo no es fácil, pero es posible. El aumento de peso suele ser uno de los temores más frecuentes. Está comprobado científicamente que la abstinencia de nicotina altera el metabolismo y aumenta el apetito como consecuencia de una mayor actividad del químico cerebral conocido como neuropéptido Y. 

Aunque engordar no es lo deseable, los beneficios de dejar de fumar superan ampliamente el perjuicio momentáneo del aumento de peso. De hecho, si engordas algunos kilos al dejar de fumar y luego te comprometes con un plan de alimentación y ejercicio, eso te permita recuperar el peso y habrás ganado la batalla. 

La edad de inicio del consumo es otro aspecto importante. En general los adolescentes que consumen cigarrillos son percibidos por sus compañeros como más duros y sociables. Se empieza a fumar para parecerse a las personas que lo hacen y, aunque en la madurez entendamos que esa pose es improductiva, quedan en nuestro interior esas connotaciones. Además, pese a que se haya dejado atrás la adolescencia, los humanos seguimos siendo propensos a imitar modelos, y los que nos ofrecen nuestra cultura siguen asociando el tabaquismo con características deseables. 

Estamos ante una sustancia que “engancha” tanto como otras drogas. Una de cada tres personas que prueba un cigarrillo, se convierte en adicta, una proporción mayor que la de la cocaína y la heroína. 
Dejar de fumar es posible: existen numerosas herramientas para ayudarte. Solo debes tomar la decisión y pedir ayuda profesional. Mi deseo es que te decidas a dar ese primer paso, que te cambiará la vida para siempre. 


Post A Comment
  • Blogger Comment using Blogger
  • Facebook Comment using Facebook
  • Disqus Comment using Disqus

No hay comentarios :


FAMILIA Y HOGAR

[Familia y Hogar][threecolumns]

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

[Diagnóstico y Tratamiento][twocolumns]

NOTICIAS Y ENTREVISTAS

[Noticias][grids]

SABÍAS QUE...

[Sabías Que][list]